RETOS 2020

¿Cómo enfrentar este momento histórico de cambio?

Lo más probable es que no volvamos a ver una situación que impacte al mundo entero como la que estamos viviendo. ¿Cómo elegimos leerla? ¿Cómo actuar ahora con más sabiduría? ¿Cómo podríamos aprovecharla? Decenas de empresarios y altos ejecutivos nos cuentan qué les está funcionando.

La palabra CRISIS, en un sentido etimológico oriental, tiene dos raíces: Cambio y Oportunidad. Si resignificamos estas dos palabras, desde una mirada constructiva, este es tal vez el momento que hemos estado esperando para transformarnos en lo que realmente necesita la sociedad. Estas palabras anteriores encierran uno de los secretos de las empresas que más están creciendo ahora mismo a nivel mundial.

Por la manera acelerada como las cosas están cambiando, tal vez esta sea la mejor oportunidad en nuestra vida para hacer esa famosa REINVENCIÓN a la que todos de alguna manera hemos sido llamados. Sabemos que cada caso es diferente, pues hay múltiples variables que intervienen en la realidad de cada persona y organización. Independientemente de cuál sea su forma de ver las cosas, lo que ya tenemos claro es que no habíamos vivido una situación que se prestara de una manera tan clara para detenernos, reflexionar, escuchar voces de sabiduría, pensar, crear, tomar decisiones y actuar en la dirección que consideremos más adecuada.

Cuando el camino se pone duro, los duros lideran el camino. Esta frase que escuché hace años en una conferencia en Bogotá se refiere a una de las primeras señales de un verdadero líder: que se pone al frente cuando las cosas cambian o se complican. En este momento se requiere que surjan voces capaces de:

Transmitir confianza. Mostrar una actitud de seguridad y optimismo, evitando hacer promesas que no saben si podrán cumplir. Anunciar en qué están trabajando y, si es real, manifestar que confían en que todo se va a resolver de la mejor manera posible, ajustándose a la realidad.

Dar claridad. Manifestar sin rodeos cómo están las cosas, aceptar el tamaño de los retos y compartir los caminos de solución que se vislumbran. Igual que en el campo de batalla, la tropa necesita escuchar al comandante para saber cuáles es el plan a seguir (plan a) y que se están analizando otras ideas (plan b y c) por si el primero falla.

Seleccionar y compartir información verificada para actuar con inteligencia en la situación real. Más adelante ahondamos en este punto.

Sin embargo, aunque los líderes estén haciendo todo lo que esté a su alcance, es importante contemplar cuál puede ser el rol de los demás, para que no solo se tranquilicen sino que contribuyan activamente, con ideas y trabajo desde casa en las formas que sea viable. En este punto es importante considerar el caso de aquellos que están de “brazos cruzados” y que pueden rediseñar su rol, al menos temporalmente, para ser y sentirse útiles. De hecho, la gente que sale más fortalecida de las crisis es aquella que se siente parte de la solución y ayuda a superar los retos.

Calmar las aguas es lo primero que deseamos en una tempestad. En esta coyuntura esto tiene que ver con ayudar a las personas a cuidar lo esencial y ser productivas. En las próximas preguntas damos ideas claves acerca de cómo mantener una atmósfera más positiva, que sostenga el ímpetu de los equipos de trabajo.

Mencionemos ahora qué están haciendo diferentes líderes y compañías para “calmar las aguas” y aprovechar las circunstancias actuales. Después de escuchar personas de diferentes sectores, empresarios que facturan millones de dólares y altos ejecutivos, mencionaré acciones que se destacan por su frecuencia y eficiencia. Tal vez algunas de ellas puedan servir para su caso. Cosas que están funcionando en este momento:

Preparar a todo el personal que puede seguir laborando desde casa en competencias para el trabajo remoto.

Abrir espacios de formación y capacitación virtual con todo el personal, priorizando competencias según área, cargo o perfil.

Crear grupos de innovación en temas estratégicos en que la Compañía desee fortalecerse.

Revisar y ajustar procesos, agregando, reduciendo, eliminando lo innecesario y maximizando lo que genera más beneficios.

Revisar la misión corporativa y si es necesario, redefinirla. En tiempos de reinvención, aquí puede estar la luz al final del túnel.

Adelantar períodos de vacaciones. Otorgar licencias remuneradas y si es necesario, no remuneradas.

En cualquier caso, empresarios y ejecutivos han encontrado la principal vía de soluciones en la comunicación cada vez más efectiva con sus colaboradores (uno de los temas en que más estoy apoyando a grupos directivos). Es fundamental abrir un canal institucional para llegar a todos los empleados y con la frecuencia que sea pertinente mantener un contacto cercano, que permita a la alta gerencia transmitir mensajes que contribuyan a elevar el bienestar de cada persona y familia, mientras se ejecutan acciones estratégicas.

En las siguientes ventanas ofrecemos información de alto valor para para cuidar el clima laboral y elevar la productividad en tiempos de contingencia.

La gente es el principal activo de una empresa, así que cuidar las condiciones que protegen a las personas que trabajan con nosotros y para nosotros es una de las prioridades en este momento. En casi 20 años de experiencia acompañando grupos directivos y corporativos hemos podido constatar que invertir en el recurso humano es asegurar el largo plazo de nuestros proyectos y empresas. Pero, ¿qué es realmente cuidar la gente?

Hace unos años creíamos que éramos seres racionales con emociones. Ahora sabemos que el ser humano realmente es un ser emocional, que además piensa. A medida que pasa el tiempo nos dedicamos a ejercitar nuestro hemisferio izquierdo (razón) y desatendemos el derecho (emoción), restándole importancia. Sin embargo, diversos estudios han demostrado que el 83% de la fuerza que lleva a una persona a lograr sus más grandes hazañas proviene de su sistema emocional. Así que en este momento lo que más significado tiene es cuidar todo aquello que impacta en las emociones de las personas y éstas dependen de la información que reciben, lo cual define lo que creen, lo que dicen y lo que hacen. Por lo tanto, un paso fundamental ahora es actuar desde un genuino interés por la integridad de cada persona y su área sagrada: su familia. Antes que cualquier cosa, en esta época necesitamos prestar un servicio que le ayude a las personas a sentir tranquilidad y pertenencia. Más adelante, en el menú naranja, explicaremos 3 claves para lograrlo.

Si hay algo que la vida nos va a premiar siempre en forma de satisfacción y resultados, es hacer aquello que eleve la fuerza y la capacidad de las personas que nos rodean. Para ello sugerimos empezar por dos acciones concretas:

1. El Valor personal: Todos queremos y necesitamos sentir que somos parte de algo, que pertenecemos, que somos importantes, que nuestra presencia y nuestro trabajo valen y son relevantes para alguien. Esto está íntimamente ligado a la autoestima. Resulta que las personas con una autoestima alta son capaces de lograr mucho más y resolver más fácilmente los retos que enfrentan. Justamente esto es lo que se logra al reconocer a otros las cosas buenas, positivas y acertadas que hacen. Exactamente por esta razón creamos Valora, por el deseo enorme de esparcir en la humanidad la conciencia de elevar a otros desde el poder del enfoque apreciativo, o la capacidad de ver lo positivo en los demás y reconocerlo. Si usted puede hacer algo para alimentar el espíritu de alguien, no lo dude, esa es una de las cualidades de un buen líder. Si su empresa aún no cuenta con nuestra aplicación digital para reconocer a los demás de una manera práctica, digital y sensacional, lo invitamos a contactarnos para realizar una demostración y que pueda experimentar lo grande que es construir a otros, recibir reconocimiento y hacer equipo desde el empoderamiento.

2. Capacitación: en una pregunta anterior mencionamos que muchas personas y empresas están aprovechando este momento para tomar cursos, diplomados y certificaciones que por años parecían estar lejos del alcance ya sea por falta de tiempo o de dinero. Pues justamente el planeta se ha detenido, en parte, y esta es nuestra creencia, para que replanteemos la manera como vemos las cosas y si hay algo cierto es que esas dos variables, tiempo y dinero, ya cambiaron. Ahora hay una enorme oferta de opciones de estudio con precios mucho más accesibles y tenemos más posibilidades de organizar nuestro tiempo para sacar esos espacios dedicados al crecimiento personal y profesional. Así que una posible vía sería definir temas claves para cada puesto de trabajo, proceso o equipo, y luego orientar a las personas para encontrar caminos que les permitan adquirir nuevos conocimientos y competencias para hacer mejor lo que ya hacen o para elevar su desempeño y acercarse a su siguiente nivel de progreso.

¿Qué dicen decenas de empresarios y altos ejecutivos?

  • En vista de la coyuntura que estamos viviendo actualmente, el equipo de consultores de Valora App está diseñando nuevas formas de apoyar empresarios y directivos. Para ello hemos reunido información que consideramos útil para la mayoría de los casos y que puede ayudar a más empresas y personas a superar este momento especial.

¿Cómo transmitir tranquilidad a la gente?

Dar un parte de tranquilidad, si es ajustado a la realidad, es lo que más necesita la gente. A quien aplique y si es real, es importante transmitirle que todo va a estar bien. Si una persona va a conservar su empleo, no importa lo que venga, lo mejor que puede escuchar por estos días es justamente ese mensaje y ojalá lo reciba directamente de su superior o quien tenga más autoridad para hablar del tema. Esto es muy delicado y ahora con mayor razón, sólo se vale asegurar aquello que se va a cumplir. En tiempos de altísima incertidumbre, lo que más buscamos son certezas. Una buena práctica de liderazgo consiste en proveer a las personas una mirada basada en la verdad con la que puedan adoptar una posición de empoderamiento, más asociada con la responsabilidad y menos con la posición de víctima. Si no está seguro acerca del futuro que le espera a las personas, le sugerimos optar por basar su comunicación en los próximos dos puntos y animarlas a ver este período como una oportunidad irrepetible para pensar cómo pueden elevar su capacidad de contribuir, no solo en su rol actual sino desde sus pasiones, competencias y oportunidades. Dos habilidades organizacionales fundamentales en tiempos de crisis son adaptabilidad y capacidad de transformación; contemple la idea de orientar sus conversaciones hacia ese tipo de horizontes.

Esta coyuntura ha generado un desbordamiento en la cantidad de información que fluye por las redes sociales. Casi todos estamos experimentando una abrumadora lluvia de mensajes de ignorada procedencia y dudosa veracidad. Ahora más que nunca es fundamental ayudar a las personas a identificar las fuentes fidedignas en las que pueden confiar para evitar ser arrastradas por la corriente de ese río que envuelve a la mayoría y nos impacta a todos de alguna manera. Para ello sugerimos a los altos directivos identificar aquellas instituciones dignas de ser seguidas por la autoridad que demuestran en un tema específico y por la objetividad con que transmiten la información. De esta manera, podemos contribuir sustancialmente a reducir la ansiedad de las personas, ayudándoles a filtrar la información que reciben. Esto les permitirá comprender con más facilidad lo que está sucediendo en el mundo, en su país y en su empresa. Adicionalmente, hacer ese filtro los llevará a ser más productivos, al reemplazar la cantidad de tiempo que dedican a revisar información innecesaria, y emplearla en actividades que traen paz y luz para resolver lo que en este momento estén enfrentando.

Si hay una megatendencia que a fuerza se ha disparado en esta época se trata del Autocuidado. Podríamos asegurar que la inmensa mayoría de la gente está recibiendo suficiente información acerca de cómo cuidarse, sin embargo, el reto de filtrar lo que reciben a diario persiste, así que en este punto sugerimos designar un comité o una persona que se encargue de seleccionar y transmitir la información más relevante para evitar confusión y facilitar que la gente aprenda lo que realmente necesita.

Ningún virus puede contra un fuerte sistema inmune. Así que una vez atendidos los protocolos básicos de salud, sugerimos atender los temas que más descuida la mayoría de la gente: aprender y desarrollar hábitos saludables para elevar sus defensas, su estado de ánimo y su manera de pensar. Si valoramos la vida, y si buscamos salud y bienestar, pocas cosas son tan importantes como aprender y enseñar a otros a fortalecer su sistema inmune. En este tema cada vez nos piden más apoyo para formar y acompañar a más personas y empresas. Para ello es necesario designar un experto en estos temas para guiar al personal, activo y sedentario, en asuntos como nutrición y actividad física en casa.

La resiliencia es uno de los secretos de las empresas que superan los retos más grandes. Pero solo ocurre si existe una fuerte Cultura Organizacional. En Valora App llevamos años desarrollando un método eficaz para fortalecer el alma de las empresas y su coherencia corporativa.

Acerca de Valora     Nuestro método